Colágeno marino: qué es y por qué deberías utilizarlo

colageno marinoSabemos de sobras que el mar nos aporta muchos beneficios en términos de belleza a nivel de la piel, una de las virtudes más prestigiosas es, sin duda, el colágeno marino.

Puede que hayas oído hablar antes de esta genuina proteína procedente de los animales marinos que logra verdaderos lucros en la dermis, sobre todo en el ámbito del envejecimiento y sus indeseados signos visibles.

En caso contrario, te diré que se trata de un producto de moda que se ha ganado a pulso su éxito, teniendo en cuenta que estamos frente a un potente regenerador y fuerte combatiente de las arrugas del rostro.

Por si fuera poco, cuenta con propiedades realmente favorecedoras que tratan otras condiciones de la piel, además de actuar de forma positiva en la salud del cuerpo en general.

Seguro que después de este pequeño avance de información, te apetece conocer todavía con más ganas, el preciado y efectivo colágeno marino.

No te preocupes, has llegado al sitio correcto, no te vamos a dejar en vilo.

Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre el colágeno marino: su definición, sus bondades, las diferencias con el colágeno bovino, aparte de ponerte al día sobre cómo puedes incluirlo en tu rutina para aprovechar al máximo sus activos y si produce efectos adversos.

¿Estás preparada para descubrir el secreto para lucir una piel perfecta? El colágeno del mar tiene la clave.

¿Qué es el colágeno marino y cuáles son sus propiedades?

Del mismo modo que encontramos el colágeno en los huesos y la piel del ser humano, asegurando la cohesión de los tejidos y su resistencia mecánica, el marino se halla en las escamas y la piel de los peces.

Esta proteína es indispensable a la hora de originar y regenerar los cartílagos y la epidermis, dado que posee multitud de beneficios para el cuerpo.

Es primordial que pase por un proceso de hidrólisis para reducir las moléculas en miniatura y facilitar la tarea de asimilación al organismo.

Es lo que se conoce como colágeno hidrolizado y la proteína marina es una de sus variantes.

De hecho, es la más famosa por su eficacia en fines de estética y cuidados de la dermis. Pero ¿Qué utilidades nos brinda?

Beneficios en la piel y el cabello

beneficios aloe vera

Los principales logros del colágeno marino son los siguientes:

Hidrata en intensidad

Con el paso de los años, es inevitable que las células pierdan más fácilmente el agua que retienen en su interior.

En este caso, la proteína del mar no deja que el agua se escape, actuando de una manera muy similar a un impermeable, logrando que el cutis se mantenga siempre hidratado, firme y terso.

Proporciona elasticidad

El colágeno natural creado por nuestro propio cuerpo va disminuyendo con el tiempo, acarreando como consecuencia un déficit de elasticidad, provocando la aparición de las odiosas arrugas y líneas de expresión.

Aquí entra en acción el marino, actuando igual que el original que nuestro organismo produce, regenerando y reforzando los tejidos de la dermis, impidiendo el nacimiento de las arrugas.

Como resultado, deja una tez nutrida en profundidad, con surcos menos marcados y repleto de elasticidad.

El aliado ideal contra el acné

Otra de sus cualidades más destacadas es que combate el acné, la psoriasis y otras condiciones de la piel, aminorando la intensidad de sus síntomas, fomentando la creación de los tejidos sanos.

Devuelve la vitalidad al pelo

Un cabello con aspecto saludable y resistente se consigue cuidándolo de la raíz a las puntas. Este elixir del mar hidrata los folículos pilosos y lo revitaliza.

A la par, los huesos y ligamentos de todo el cuerpo también se aprovechan de dichas propiedades.

Aquí tienes todos los beneficios para la piel.

Diferencias entre el colágeno marino y el colágeno bovino

Antes de nada, vale la pena dejar clara una cosa: el colágeno es una proteína que únicamente la poseen los animales, ya sean marinos o terrestres y en este grupo también se encuentran los humanos.

¿Dónde quiero llegar con esto? Pues es simple de entender, esto significa que el denominado “colágeno vegetal” no existe, a pesar de que muchas personas lo puedan confundir con el marino.

Y es muy sencillo de comprender, pues los vegetales no lo necesitan porque no necesitan desplazarse y por eso la naturaleza no les ha otorgado tal componente en su composición.

Es cierto que hay algunos elementos naturales que se les conoce como “colágeno vegetal”.

Un ejemplo es el carragenato o el guar, sin embargo, no se trata de proteínas sino más bien de estructuras fibrosas, las cuales no se asemejan para nada a este célebre regalo del mar ni tampoco gozan de las mismas propiedades.

No obstante, el colágeno marino es real y al contrario de lo que algunos creen, no proviene de algas o plantas marinas sino de las espinas y las escamas del pescado.

Su valor biológico, absorción y atributos no son mejores ni inferiores a las del colágeno bovino, procedente de ciertos animales terrestres, en concreto se engloban las vacas, los toros y los bueyes.

¿Cuál es el motivo? La razón radica principalmente en que esta proteína tan valiosa, independientemente de la especie de procedencia, contiene los mismos aminoácidos y en proporciones casi idénticas.

Por lo tanto, dichas diferencias son inexistentes hasta la fecha y la única y exclusiva es la procedencia de cada una, en base a que una vez se lleva a cabo el proceso de fragmentación (hidrólisis) se obtiene el colágeno hidrolizado asimilable, proceda de donde proceda.

Asimismo, hay que tener en cuenta que continuamente se llevan a cabo nuevos estudios científicos sobre los distintos tipos, aumentando la posibilidad de que nuevos resultados puedan contradecir o complementar los conocimientos que se saben hasta ahora.

¿De qué maneras puedo incluirlo en mi día a día?

tomar colageno

Cómo habrás deducido, el colágeno marino se obtiene con el consumo del pescado, pero hay que complementar una alimentación equilibrada y saludable con algo que maximice y potencie los activos.

Aquí tienes la lista de alimentos ricos en colágeno.

Dado que no podemos alimentarnos sólo de peces, ya que no sería ni sano, la forma más viable de introducir este ingrediente en nuestra vida es mediante los siguientes métodos:

Suplementos alimenticios

Desde dentro, es decir, desde el interior del cuerpo es la manera más factible de cuidar los músculos y las articulaciones.

Hay una variedad muy extensa de suplementos ingeridos, los más conocidos son los polvos, los comprimidos, las cápsulas blandas, las bebidas líquidas, las pastillas etc.

Esta forma de consumirlo requiere una consulta previa con el doctor, para evitar posibles riesgos de salud.

Uno de los que he probado es el de la marca Mercadona.

Productos de cosmética

La mejor forma de cuidar desde la superficie el cuerpo y el cabello es utilizando ítems ideados para tal finalidad: las cremas con colágeno.

Estos cosméticos poseen la capacidad de penetrar desde el exterior hasta las capas más hondas de la piel y el pelo para que los activos hagan sus efectos.

En cuanto al cabello podemos encontrar muchos productos desde champús, lociones, mascarillas capilares, acondicionadores, sérums, etc.

Respecto a la dermis existen infinidad de cosméticos, las cremas, los sérums faciales, las mascarillas, los limpiadores y tónicos, y los exfoliantes, entre otros.

Una buena manera de empezar es probando alguna crema facial que lo contenga, como por ejemplo en mi favorita, la crema hidratante con colágeno hidrolizado de Nezeni Cosmetics.

Estoy hablando de una pomada con un alto contenido de esta milagrosa proteína y que, a la vez, nutre, hidrata, combate las arrugas, además de otras muchas prestaciones que rozan la perfección.

¿Sabes cuál es la ventaja más notable? Todos los ingredientes de la fórmula son cien por cien naturales y de calidad superior.

Contraindicaciones

Por último, nos queda analizar si existen efectos contraproducentes y la siguiente información es lo que hemos encontrado al respecto en nuestro análisis exhaustivo.

Por suerte, el colágeno marino es seguro al compartir muchas similitudes con el colágeno auténtico que genera el cuerpo humano.

Aunque como medida preventiva se aconseja consultar con el médico a las embarazadas, lactantes y las sometidas a tratamientos médicos, especialmente en los suplementos ingeridos.

En el caso de los cosméticos, habrá que fijarse en los demás ingredientes de las formulaciones.

Puede que seas alérgico a algún compuesto y no lo sepas o que te cause irritación, con más ahínco en las fórmulas con componentes químicos.

Por eso, mi consejo es que empieces con una crema sin riesgos, como lo es mi indispensable de Nezeni que te menciono más arriba.

No contiene agentes artificiales y apenas posee conservantes, impidiendo el nocivo efecto combinado de los cosméticos que tan perjudicial puede llegar a ser a largo plazo.

Ahora que ya sabes todo lo bueno que el colágeno marino puede aportarle a tu rostro, ¡no esperes más y lánzate a por tu crema con colágeno marino!

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario