Todas las claves de para entender el serum

serumLa limpieza, la hidratación y el protector solar siempre han formado parte fundamental de nuestra rutina de belleza, pero en los últimos años, los serums se han vuelto más populares que nunca.

Estos líquidos ligeros y repletos de nutrientes son un aliado clave en la batalla por una piel sana, bella y radiante, por lo que es tan importante saber cómo funcionan y cómo utilizarlos correctamente.

¿Qué es exactamente un serum? ¿Es un aceite? ¿Es un hidratante? ¿Por qué son tan importantes estas gotas? ¿Cómo se utilizan? Es fácil perderse en la jungla del serum. Para que no te pase a ti, vamos a desvelarte todos los secretos de estas preparaciones.

Todas las claves para entender el serum

¿Qué es?

El serum es un potente cosmético que contiene concentraciones de ingredientes activos más altas que las que se encuentran normalmente en otros tipos de productos para el cuidado de la piel.

Constituye la base de la rutina de cuidado de la piel y su propósito es intensificar el efecto de los activos y producir mejores resultados. El suero actúa como un catalizador que mejora el efecto del cuidado de la piel y hace que los productos utilizados posteriormente sean más eficaces.

Su consistencia suele ser más acuosa y clara que las cremas faciales. Y su contenido en grasas suele ser menor, lo que significa que el producto se absorbe rápidamente y penetra profundamente en la dermis.

Para qué sirve

Debido a su composición rica en nutrientes, vitaminas y antioxidantes, los serums faciales son considerados como “suplementos” para la tez.

Por ello, están diseñados para resolver problemas de piel específicos a corto y largo plazo.

Por ejemplo, se puede utilizar para reducir la hiperpigmentación, minimizar las arrugas o líneas finas, añadir humedad, suprimir la inflamación y la irritación. En definitiva, contribuir a la reducción del proceso de envejecimiento prematuro de la piel.

Es como una receta superpoderosa, superespecífica, hecha para tratar un problema de la piel y resolverlo.

¿Por qué no puede utilizarse como sustituto de la crema?

El serum y la crema facial están diseñados para tener propósitos diferentes. Como ya hemos mencionado, el serum está más concentrado, y es más fluido debido a su menor contenido de grasa que la crema.

Esto significa que el suero penetra rápida y profundamente en la piel para hacer su magia. Pero también significa que no consigue por sí solo suministrar a la piel suficientes ácidos grasos.

Los ácidos grasos son un componente muy importante de las membranas celulares, y los ácidos grasos son absolutamente esenciales para el funcionamiento celular óptimo.

Por lo tanto, un suministro de ácidos grasos adecuado es de gran importancia para mejorar la función de barrera de la piel. Y las cremas de día y de noche se encargan de ello.

Tienen un mayor contenido de grasa que el serum, por lo que son importantes para fortalecer la función de barrera de la piel y las defensas naturales.

Con el uso de suero y crema facial se consigue un efecto completamente diferente, por ejemplo, en las arrugas. El serum aumenta el efecto de la crema de día y de noche, mientras que las cremas faciales actúan sinérgicamente con el serum, añadiendo hidratación y ácidos grasos a la piel.

¿Cómo usarlo?

El serum se debe aplicar sobre la piel limpia y tonificada del rostro y el cuello (un consejo es también usarlo en la piel delgada del pecho, un área que mucha gente olvida a menudo).

Al ponerlo antes de la hidratante, permite que los ingredientes de los humectantes penetren a un nivel más profundo.

Una buena regla empírica a recordar cuando se trabaja con varios productos, es aplicarlos en orden de textura, desde los más ligeros hasta los más espesos.

Al ser tan ligero, se absorbe rápidamente y se puede aplicar la crema día o de noche inmediatamente. Pero dale tiempo para que funcione.

Después de aplicar el suero, espera unos segundos para que se asiente en la piel antes de aplicar la crema hidratante. Así, una vez que se haya absorbido completamente, podrá “penetrar” mejor en la superficie de la piel junto con la crema hidratante en lugar de simplemente asentarse encima de la piel.

Esto también ayudará a evitar un aspecto pesado o grasiento por la superposición de capas.

Es fácil pasar por alto el hecho de que los serums están concentrados y que sólo un poquito llega muy lejos. Una bomba o unas cuantas gotas son suficientes. ¡Siempre se puede añadir más!

Y lo más importante: sé constante y regular en su aplicación. Si utilizas un día y dos no, no va a mostrar los resultados que esperas.

¿Cuál elegir?

Hay una amplia gama de productos disponibles en el mercado en este momento, lo que es una buena noticia porque significa que tienes muchas opciones.

Pero muchas opciones estás repletas de ingredientes perjudiciales: parabenos, perfumes, colorantes, sulfatos, alcohol, un exceso de conservantes, etc.

Y todo eso te lo estás poniendo en la cara. No sé si lo sabes, pero estos químicos de nuestros productos de belleza se absorben en nuestro cuerpo, elevan nuestra carga tóxica, pueden modificar nuestras hormonas, etc.

Es por eso que solo hay que elegir los sueros hechos de ingredientes totalmente naturales y efectivos. Aquí tienes unas recomendaciones que hemos probado, y también para hombres.

Su elección también dependerá de los problemas que quieras tratar: arrugas, manchas, sequedad, falta de luminosidad, tono desigual, daño causado por el sol…

  • Si tu problema son las arrugas: Busca ingredientes que mantengan los niveles de colágeno y suavicen las líneas finas, como el ácido hialurónico, el retinol, o el Cobiolift.
  • Si tu problema es el tono irregular: Busca ingredientes que combaten las bacterias y aclaran la piel como el aceite de cúrcuma, el aceite de marula y el té verde.
  • Si tu problema es la opacidad: Busca ingredientes ricos en vitaminas y antioxidantes que estimulen la renovación celular, como la vitamina C, el extracto de café, o el aceite de semilla de uva.
  • Si tienes una piel sensible: Busca ingredientes antiinflamatorios y restauradores, como el escualano, el extracto de manzanilla, o el aceite de semillas de cáñamo.

Son una inversión

Esto quiere decir que suelen ser más caros en comparación con otros productos para el cuidado de la piel.

Esto se debe a que están llenos de ingredientes más caros, como péptidos, antioxidantes, células madre o vitaminas, y están formulados sin rellenos, humectantes o aditivos.

Su falta de ingredientes de relleno les permite penetrar y absorberse más profundamente en la piel que la mayoría de las cremas hidratantes, pero ese nivel de eficacia no es barato.

Pero estamos seguros de que tu yo del futuro te estará agradecida de haber invertido en unos cuantos serums antiedad.

Además, son muy duraderos, ¡porque sólo necesitas unas pocas gotas cada vez!

La mejor conservación

La mayoría de los sueros se envasan en botellas oscuras o tintadas. Esto se debe a que están llenos de ingredientes activos delicados, lo que significa que es probable que su vida útil sea más corta que la de los productos que carecen de ingredientes activos.

Evita guardarlos en lugares calientes y húmedos; de hecho, es recomendable guardarlos en el frigorífico. El frío ayudará a mantener los potentes ingredientes en buen estado por más tiempo, y también dejará una sensación súper refrescante cuando lo apliques por la mañana.

No son para todos

Como con cualquier cosmético nuevo que estés introduciendo en tu rutina de cuidado de la piel, dale unas semanas antes de tirarlo o dejar de usarlo. Todo necesita un tiempo para actuar.

Quizás necesites probar más de uno y más de dos hasta encontrar el que mejor le sienta a tu piel, así que no tengas miedo y prueba.

Además, la textura de un serum puede ser irritante para las personas con problemas cutáneos como eczema o rosácea, que tienden a debilitar la barrera cutánea. Si tienes algún problema grave en la piel, consulta siempre con un dermatólogo antes de comprar un serum.

0/5 (0 Reviews)

Deja un comentario